Raspados de piel, detección de ácaros y hongos.

Cultivo, identificación y antibiograma.

Pruebas de alergia, atopia, tricograma, etc.